Menu

Esperanza y acción

6 desembre, 2012 - Estatal, Opinió

Carlos Martínez – ATTAC Andalucía
El problema ante una crisis capitalista tan cruel en el Reino de España, no es tener las palabras adecuadas o no, ni tan siquiera el tener programa -aunque esto sean palabras mayores- el problema es tener credibilidad o no tenerla.
Las personas estamos tan abrumadas y recibiendo tantos mensajes contradictorios que solo la coherencia da prestigio. Solo la constancia en el tiempo nos hace ser escuchados. Solo la permanencia en las denuncias y las luchas sociales nos hace ser dignos de apoyo. Solo las y los que no pedimos nada a cambio, ni tan siquiera un voto, somos vistos con simpatía. Ese ha sido el éxito de los movimientos sociales, de la PAH, de ATTAC, de las asambleas locales del 15M, o de las y los activistas sociales. Coherencia, constancia y generosidad. Denuncia, lucha, sacrificio y relato.
No se puede estar durante años haciendo lo contrario de lo que se predica y luego pedir que se confíe y se crea en lo que uno representa. La gente no es tonta, está informada, sabe leer y tiene memoria. Memoria y rabia, la rabia de ver a los hijos en paro, la vivienda en peligro o vivir de los abuelos y que los bancos son primero y las personas… nunca.
Por todo esto, quien generosamente quiera luchar, bienvenida y bienvenido. Pero los que solo piden el voto, y luego han servido y sirven a los mercados y no se creen lo de cambiar el mundo, ya no merecerán nunca más nuestra confianza. Ya nos han engañado demasiadas veces.
Hemos de construir, entre todas y todos los de abajo, nuestro instrumento de liberación. Hemos de rescatar la política para que nos sirva y nos sirva solo a nosotras y nosotros, las personas pobres, paradas, desahuciadas, empobrecidas, recortadas, solidarias o luchadoras.
Estamos trabajando ya alguna gente, pero os necesitamos a todas y todos, necesitamos vuestro aliento y cariño.
Ay de aquellas y aquellos que dilapidaron años y generaciones de luchadores, sindicalistas y republicanos abnegados. Ay de aquellos que tuvieron la ilusión de los trabajadores y trabajadoras, de los pobres y les fallaron. Ay de aquellas y aquellos que hicieron de los ideales de un mundo nuevo su profesión, olvidando, negando la lucha de clases. Ahora que nos hemos levantado solas y solos ya no nos hacen falta.
Desde abajo estamos construyendo la esperanza y la ilusión de cambio. Desde el paro y el trabajo precario estamos construyendo la izquierda social y liberadora. Desde abajo seremos capaces de impulsar un nuevo régimen. Nada será fácil. Pero en esta lucha contra la reacción asesina y genocida que nos gobierna en nombre de un capitalismo ladrón e inhumano, las reformas no son posibles. Esta crisis la han creado ellos, los capitalistas, para poseer una sociedad esclava y sin derechos, que vuelva en lo social al siglo XIX, y por tanto no es cuestión de recuperar algo que hemos perdido, sino de Socialismo o barbarie, y por ahora vence la barbarie. El socialismo solo anida en los corazones de los que quieren cambiar profundamente el sistema y saben que el capitalismo, por cierto ya senil y en crisis, es malo, negativo y dañino.
Por eso esta enfermedad ya no se cura con aspirinas, sino operando el cáncer que nos corroe.
Por eso muchas personas tenemos esperanza a pesar de ver como empobrecemos o nuestra ropa se hace vieja. La tenemos porque a pesar de todo trabajamos por derribar y desmontar la falacia y la mentira que nos han contado. Tenemos tanta rabia y tanto amor que triunfaremos.
portuario en excedencia.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.