Menu

Esto nos pasa por un gobierno… neoliberal

9 octubre, 2013 - Estatal, Opinió

Beatriz Talegónelplural.com
Es evidente que la crisis es la excusa perfecta para desmantelar lo que conocíamos como Estado de Bienestar. A ella se refieren antes de cortar por lo sano con la educación y la sanidad públicas, con los servicios sociales, con el sistema de pensiones y en definitiva con los derechos que garantizan la igualdad de oportunidades de la ciudadanía. A la vista está que quienes tienen recursos económicos no sufren lo más mínimo a la hora de acceder a la atención médica, a los medicamentos o a la hora de cursar estudios.
Somos los de siempre los que pagamos un 13% más por los libros de texto de los alumnos en las escuelas, los que ahora debemos asumir los costes de tratamientos médicos y los que perdemos la oportunidad de acceder a una beca para estudiar. Los mismos que debemos trabajar hasta los 67 -de momento-, para pagar una jaula que, si vienen mal dadas nos puede ser arrebatada en cualquier momento.
Los que sostenemos las arcas públicas con los tributos que disciplinadamente pagamos. Los que cumplimos con contratos leoninos que se amparan en injustas reformas laborales para rebajar salarios y garantías. Somos los que solamente conocemos la ley del esfuerzo y la honradez los que pagamos los platos rotos. No conocemos más sobres que los de las cartas que nos llegan con facturas. No nos encontramos coches lujosos por casualidad en el garaje, y por supuesto el cumpleaños lo celebramos, como mucho, con unas cañas y un pincho de tortilla.
Nos asfixian con malas noticias que justifican de algún modo nuestro silencio. El de tanta gente que aprieta los labios y sabe que “esto es lo que hay” y mejor aguantar el vendaval porque dicen algunos que esto va a mejorar. Nos repiten machaconamente el cuento de la profecía, el que dice que no queda más remedio que aguantar y apretar los dientes… ajo y resina, que los mercados mandan y no responden al dictado de las normas del sentido común.
Y mientras nos sueltan píldoras para anestesiarnos los que toman decisiones, los que saben, nos dicen que la cosa mejora. Y mientras lo dicen, con sonrisa de ganadores, preparan presupuestos que reflejan claramente su interés, que no es el de la ciudadanía. Así en Castilla-La Mancha se proponen aumentar en un 190% la partida prevista para los salarios de los altos cargos elegidos por “gracia” de Cospedal mientras se han recortado 3.000 millones de euros en educación, sanidad y servicios sociales, se ha reducido la inversión en políticas de empleo en un 75%, se han echado a la calle a unos 7.000 profesores y médicos, se ha eliminado el salario de los diputados regionales y se ha reducido el salario de los trabajadores públicos un 9% en los tres últimos años. Y esto nos lo propone una Presidenta conocida por cobrar varios sueldos al mismo tiempo, beber agua en sus reuniones de 30 euros por botella, y dar lecciones de austeridad. La misma que tiene a bien permitir un permiso a los funcionarios que acudan a misa en una fiesta popular. Dicho de otro modo, cargarse las garantías que un gobierno ha de prestar a su ciudadanía y beneficiar a los que más cerca tiene. Eso sí, juega con el dinero de todos, el que pagamos entre todos y el que sale de los ínfimos salarios y escuálidas pensiones que nos han dejado.
¿Hablará esta señora con alguien “normal”, con ciudadanos que no consiguen conciliar el sueño pensando en llegar a fin de mes? ¿Saldrá esta mujer a la calle y verá lo que ocurre a su alrededor? ¿Se leerá la última encuesta del CIS?
La crisis más peligrosa es la de los valores humanos. Porque lo que manda ahora es el tener y no el ser. Es posible que a su Cigarral no llegue la tristeza de la gente a la que quiere gobernar, es posible que entre supuestos suculentos sobres, confeti, lujosos coches en garajes, relaxing cups of café con leche y obscenas botellas de agua se le vaya el “santo al cielo” a esta mujer, como a su Presidente, que también es el nuestro -para nuestra desgracia-. El que se va a Japón para sacar pecho y presumir de que gracias a su reforma laboral en España los trabajadores salen baratos.
Solamente tenemos una solución y pasa por el compromiso de todo el que esté harto de que le tomen el pelo. Cada día que pasemos apretando los labios será uno más perdido para defender lo que es justo y de todos.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.