Menu

Evo:“Hay un desbande en los partidos de la derecha”

10 desembre, 2009 - Amèrica Llatina

Sebastián OchoaPágina/12
“Atacar la pobreza e industrializar Bolivia” o la investigación de las fantásticas fortunas personales de varios de los candidatos de la oposición fueron algunos de los proyectos que adelantó Evo Morales ayer, pasadas las elecciones, en el Palacio Quemado. El presidente reelegido por el 63 por ciento se reunió con periodistas para comentar sus impresiones del domingo. Evo Morales delineó planes para impulsar a partir del 22 de enero, cuando asuman los 110 legisladores que el Movimiento Al Socialismo (MAS) tendrá en la Asamblea Legislativa Plurinacional. Son más de dos tercios sobre el total de 166. Relajado y de buen humor, Morales contó que durmió mal por un dolor de estómago arrastrado de hace días. No aclaró si fueron los nervios de las elecciones. También deslizó la posibilidad de presentarse a una tercera presidencia, que sería de 2015 a 2020.
Morales fue hasta cierto punto cauteloso, en contraste con la alegría desatada por sus simpatizantes que festejaron toda la noche, pese a la prohibición de consumir alcohol. El contraste entre su aplastante victoria y el pobrísimo papel de la oposición era evidente. “Creo que ganamos en siete de los nueve departamentos del país”, afirmó exultante el mandatario, que recordaba de alguna manera la oposición dura y violenta que los medios mostraron además como mayoritaria en los cuatro departamentos de la media luna. Apenas el año pasado, su gobierno parecía acorralado por el movimiento opositor autonomista.
“Estoy muy alentado, quiero decir gracias al pueblo boliviano, a los distintos movimientos sociales, a los intelectuales, artistas, transportistas, gremialistas, a todos y a todas. Y mi especial respeto a las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba, que se movilizaron en todo el país. Realmente ha sido un esfuerzo de todo un pueblo. Ese esfuerzo no será en vano, lo he aprendido durante los casi cuatro años de presidente”, comentó con tono pausado.
–Aunque usted ganó con el 63 por ciento de los votos, Manfred Reyes Villa, que salió segundo con el 27 por ciento, aún habla de “polarización” en el país.
–Mira, para hacer frente a Evo Morales y a los movimientos sociales intentaron recolectar quizá para ellos a los mejores hombres de la derecha. Eso ya habían hecho para 2005, pero ADN (Acción Democrática Nacionalista, partido fundado por el ex dictador Hugo Banzer) ha desaparecido. Muchos partidos de la derecha han desaparecido y se han juntado en Podemos (Poder Democrático Social). Para estas elecciones nacionales crearon el Plan Progreso Bolivia (PPB) y fueron como un basurero a recolectar alguna gente de esos partidos, pues hay un desbande interno en lo que era Podemos. Yo no sé en qué sigla vamos a creer de la derecha. La actual sigla de Manfred Reyes Villa es un basurero de todos los partidos de derecha. ¿De qué oposición podemos hablar? Cuando Manfred dice que hay polarización, lamentablemente piensa en él, en la derecha, y no en el pueblo boliviano. Yo estoy seguro de que no ganamos sólo en seis departamentos de los nueve, sino en siete. Se sabe que el voto del campo es decisivo.
“Una de las ventajas que tuve para estas elecciones nacionales es que la derecha no sabe elegir a sus autoridades. El candidato a la presidencia del PPB usó la campaña como una gran palestra para no ir a la cárcel. Su candidato a vicepresidente (Leopoldo Fernández) intenta victimizarse, dice que es un preso político. ¿Qué preso político? Si todos los informes de la comunidades internacional, de Unasur, de todas las instituciones de derechos humanos hablan de masacre en Porvenir, Pando. Es un delito de lesa humanidad. Fernández usó la candidatura a la vicepresidencia para salir de la cárcel. Uno para no entrar a la cárcel, otro para salir de la cárcel. Cuando escuché que ellos eran los candidatos ¡uta! ¡Yo me alegré!”, dijo el presidente.
Morales recordó los pasados del binomio de PPB, ambos ligados a dictaduras y gobiernos neoliberales. Ahora que la oposición tiene menos de un tercio de la Asamblea, cuando antes controlaba en Senado, podría volver a manifestarse violentamente, evaluó el presidente. “Cuando estos grupos dicen que la población se va a polarizar, seguramente están pensando en cómo hacer nuevamente lo de septiembre del año pasado, cuando montaron un intento de golpe de Estado”, consideró el aymara.
En la última semana de la campaña, Morales había levantado su secreto bancario. Desafió a la oposición, pero nadie se atrevió a seguirlo. Con el Congreso en poder del MAS, el presidente dijo que se aprobarán leyes para la investigación de fortunas sospechosas, proyecto hasta ahora trabado en el Senado. En la conferencia, el reelecto contestó a la oposición que lo acusa de “narcotraficante” por su defensa del uso de la hoja de coca. “Como si fueran sanos hablan de narcotráfico, cuando ellos están implicados en narcotráfico. Si se investigaran sus fortunas, se demostraría que cuando no es corrupción es narcotráfico. Si Reyes Villa tiene tantos bienes en EE.UU. a nombre de su hermano, de su hermana, de su sobrino, pues ¿por qué no se investiga eso? ¿De dónde saca plata para tener tantos departamentos en Estados Unidos? ¿Por qué el Departamento de Estado no ayuda a investigar? ¿O son protectores de corruptos y delincuentes?”, preguntó.
Ayer, el presidente se reunió con su gabinete, con ejecutivos de empresas del Estado, con candidatos electos y futuros candidatos a alcalde y prefecto, elecciones que serán en abril de 2010. “Yo me doy cuenta de que el que no vive para servir no sirve para vivir”, dijo Morales. Casualmente, la tumba de Hugo Banzer, en Santa Cruz, tiene esa frase como epitafio. “Hablaré con los parlamentarios electos y los candidatos a alcalde. Les diré que quien de verdad entra a este juego democrático no lo hace para mejorar su economía. Tiene que empobrecerse, ésa es la verdadera autoridad”, sostuvo.
–El domingo, cuando votó en El Chapare, dijo que era su primera elección con la nueva Constitución. Muchos interpretaron que quiere postularse nuevamente en 2015.
–Si hacemos la interpretación de la nueva Constitución Política del Estado, permite una elección y una reelección. Sin embargo, yo nunca he pensado en la reelección, ni pensaba en ser presidente. ¿Quién soñaba ser presidente? Nadie. Por eso he empezado a pensar en cuando nuestros abuelos, abuelas, dicen “es el destino”. Uno por naturaleza está destinado para algo. ¿Y quién iba a pensar que se presentaría esta nueva elección? No me permitieron acabar mi gestión, que constitucionalmente era por cinco años. Si el domingo no ganaba, me cambiaban a los cuatro años. Entonces esta gestión que se termina en enero es la gestión con la anterior Constitución. Y empieza la nueva gestión desde enero. No es interés de Evo Morales por ratificarse, nunca lo he pensado. El año pasado decía al compañero Álvaro (García Linera, el vicepresidente) que acabada esta gestión yo me iría a El Chapare con mi cato de coca, feliz, contento porque calculábamos que habíamos hecho una buena gestión.
“He sido premiado para estas fiestas de fin de año con una ratificación del 63, 64 por ciento. Yo estoy seguro de que con el voto extranjero vamos a ser reelegidos con casi el 67 por ciento, que es último record del referéndum ratificatorio. Los votos del campo no han llegado, los votos del extranjero no están contabilizados. Pero este voto finalmente no es para Evo, es para el pueblo”, dijo el presidente.
A fines de 2008, el oficialismo y la oposición habían acordado hacer un referéndum por la nueva Constitución, que fue aprobada en enero de este año con el 63 por ciento de votos. Entre las condiciones que había puesto la oposición para permitirlo había dos centrales: el límite de cinco mil hectáreas para las propiedades no sería retroactivo, por lo tanto no se tocarían los latifundios ya constituidos. La segunda implicaba que Morales no intentaría postularse a la reelección en 2015, posibilidad abierta en la actual Constitución. Si lo hiciera, Morales rompería uno de los pactos con los partidos de derecha. Difícilmente la oposición podrá reclamárselo, disminuida a un rincón (56 legisladores) de la Asamblea Plurinacional.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.