Menu

Frente a delito, pecado

2 agost, 2010 - Opinió

Rosa María Artal – Comité de Apoyo de Attac España
Dolores Cospedal ha obligado, dicen los titulares, a Manuel Cobo a retirar el recurso contra el archivo de la causa de los espías en Madrid. El País publicó un fragmento de la vista muy ilustrativo. El seguimiento existió, aunque le buscaron un nombre que no molestara: contravigilancia. Palabra que no existe en el diccionario, tan sólo la de vigilancia, por lo que entendemos que hicieron lo contrario de su definición: “Cuidado y atención exacta en las cosas que están a cargo de cada uno”.
La diligente Juez archivó el caso porque no se pudo precisar si se habían utilizado fondos públicos para la “contravigilancia”. Cierto que vetó algunas pruebas solicitadas por el fiscal que, igual, no ayudaban al esclarecimiento del tema.
En este aroma de limpieza, la secretaria general del PP pide a los afectados echar tierra al asunto, y aquél Manuel Cobo, tan digno en el pasado, traga, lo mismo que el exvicepresidente regional Alfredo Prada. Ninguno quiere perjudicar al partido.
En este remedo de democracia que vivimos -más en unos lugares que en otros- se extiende la vieja idea de que los trapos sucios se lavan en casa y los “pecados” se perdonan en el confesionario con la pena de rezar tres avemarías. ¿Y los delitos? Porque lo sería el uso fraudulento de fondos públicos para espiar a los colegas. Dicen que el lento aparato judicial termina por determinar la verdad, si sigue el proceso. En cualquier caso, no es de recibo que se obligue a un ser humano con todos sus derechos a retirar un recurso si ha sentido lesionado alguno de ellos. No en democracia. Ni parece que mantener un cargo sea una pistola en el pecho conminatoria y no eludible.
Lo que yo no sé es si esto es aplicable a todos los aspectos del funcionamiento en sociedad. Quiero decir que si podemos espiar a quien nos venga en gana o, dejando a un lado la ética, robar un banco, el dinero de los ciudadanos, lo que sea, y quedarse con lo sustraído, sin otras consecuencias que rezar las tres avemarías. A la vista de lo que está sucediendo en España parece que así es. Para ciertos sectores, tengámoslo en cuenta. La ley del embudo rige como norma.
Más difícil parece el remedio para cerrar ojos y bocas desmesuradamente abiertos al contemplar tanta desfachatez, pero con un poco más de costumbre igual lo logramos.
El Periscopio.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.