Menu

Hagan el favor de irse muriendo, que hay que ahorrar: las mujeres pobres, primero

9 setembre, 2012 - Sanitat, Serveis Públics

Àngels M. CastellsPunts de vista
Cada día nos desayunamos o almorzamos con un nuevo recorte en la sanidad.  Y cada vez son más agresivos. Y más letales. El proceso que siguen en el PP para hacer que nos traguemos más suavemente la píldora empieza por lanzar un globo sonda, como el de hace un par de días sobre el REpago de las mamografías. Luego se echa humo con prestaciones de otro tipo, a poder ser que tengan algo que ver con la estética para que el conjunto pierda el carácter de recorte severo: por ejemplo, la eliminación de los pliegues después del tratamiento quirúrgico a las personas muy obesas que han perdido peso en poco tiempo…  O insinuaciones más insidiosas sobre que no se destinen fondos públicos a financiar los problemas de fertilidad  (poniendo casi siempre la raíz del problema en la mujer, cuando cada vez es menos el caso).  Lo importante es hacer una buena mezcla, levantar mucho polvo, para disimular lo fundamental: que las mujeres son de nuevo las víctimas propiciatorias de los hachazos sobre la sanidad. Ahora, amenazadas con perder el derecho a mamografías a no ser que REpaguen. ¡En cuantas casas con dificultades económicas incluso para poder comer, se podrá destinar dinero para una prevención tan necesaria que puede salvarlas de un cáncer de mama!

Soraya Sáenz de Santamaría pidió ayer que no se especulara sobre este tema “tan sensible para las mujeres”, aunque admitió que se está revisando la cartera de servicios sanitarios y  que “una comisión de expertos” (¡ay, dios!) y las Comunidades Autónomas “trabajan” en el tema…. Con lo que nos han hecho hasta la fecha “expertos” y la mayoría de consejeros de Salud de las Comunidades (en lugar destacado,el de  Catalunya) ya nos podemos ir preparando.
El hecho demostrado con las medidas que han tomado desde su entrada en el gobierno, es que al  PP parece importarle muy  poco la gente con pocos ingresos. Y  están legislando y gobernando contra las mujeres (sólo hay que oír las declaraciones de Gallardón sobre las “verdaderas” mujeres y el derecho al aborto). El gobierno del PP tiene que disimular, además,  que considera la prevención de las enfermedades para las personas que no puedan pagarse el derecho a la sanidad, poco más que un gasto inútil (precisamente porque ahorra muchos gastos posteriores a la sanidad).  Y lo más importante, y que no se tiene en cuenta, es que la prevención, ahorra muchos sufrimientos y salva vidas.
Si todo sigue por este camino -con el sesgo de clase y género de los hachazos sobre la sanidad– es de temer que para dentro de poco empiecentambién  los rumores sore REpago en la prueba del Papanicolau, el test que permite la detección del cáncer de cérvix o cuello uterino, y que deberían hacerse de forma rutinaria todas las mujeres, aunque se las haya  vacunado – con grandes costos y dudosos resultados sobre su eficacia-  contra el VPH(virus del Papiloma Humano).
Son tantas las mujeres a las que ha podido detectarse a tiempo un tumor maligno con estas medidas básicas de prevención que tenemos todos los motivos del mundo para llenar plazas y avenidas en contra de estos recortes (que además de injustos, son discriminatorios). Sería necesaria una protesta alzada y contundente de toda la sociedad, con las mujeres en vanguardia: sufren y compensan las tensiones sociales de los recortes a costa de su tiempo y su salud. somos  las primeras afectadas también en los recortes a la dependencia (que exigirá más trabajo y más entrega en los cuidados), y a la ayuda por hijo (poniendo mayores dificultades a la vida laboral de muchas mujeres…).
Este Gobierno del PP prefiere la industria de la muerte a la salud y la vida. Por eso, mientras anuncian el REpago en rehabilitación (en estos momentos, donde yo vivo, si te llegan a “apuntar” en la lista de espera, te advierten que el plazo es de dos años)  condecen un crédito extraordinario de 1.782 millones de euros al Ministerio de Defensa para pagar las deudas con las empresas de armamento. De algo tendrá que servir que el ministro de Defensa, Pedro Morenés, fuera hasta tiempos muy recientes un alto ejecutivo de empresas de fabricación de armamento. Y no es para nada inocente que Artur Mas, que pasa de Adelson a Bañuelos (del fuego a las brasas)  en sus propuestas de un futuro nada saludable para Catalunya, escogiera a Boi Ruiz  procedente de la Unió Catalana d’Hospitals (La Unió), la patronal sanitaria más antigua e importante de Catalunya, formada por unas 100 entidades deseosas de hacer negocio a costa de la sanidad pública.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.