Menu

La banca central alerta en Davos de volver a excesos que llevaron a la crisis

29 gener, 2010 - Organismes internacionals

Arantxa Iñiguez Finanzas
La banca central alertó hoy al sistema financiero en Davos de volver a los excesos que condujeron a la peor crisis desde la Gran Depresión y apoyó las propuestas de EEUU para regular los bancos.
El director general del Banco de Pagos Internacionales (BPI), Jaime Caruana, se mostró a favor de las propuestas de EEUU para regular el sector bancario y limitar las actividades y el tamaño de los bancos.
En la cuadragésima edición del Foro Económico Mundial, Caruana dijo a EFE que las propuestas de EEUU “entran dentro del rango que se estudian en los foros internacionales y hay ventajas e inconvenientes”.
Añadió que estos foros internacionales presentarán a los líderes del G-20 sus propuestas en octubre de este año y que cada país va a tener un rango de opciones.
Caruana, ex gobernador del Banco de España, hizo hincapié en su intervención en un congreso sobre regulación y riesgos financieros del Foro que “es necesario hacer frente adecuadamente a los riesgos sistémicos” en el sistema financiero.
Dijo que se trata de analizar el tamaño de los bancos, la interconexión entre ellos, sus actividades y la complejidad para ver los riesgos sistémicos (riesgos comunes para todo el sistema financiero) que se gestan.
El Consejo de Estabilidad Financiera, órgano del BPI encargado de la supervisión, apoyó recientemente las propuestas de EEUU, ya que están en la línea de opciones que considera para hacer frente al riesgo de que algunas instituciones financieras sean demasiado grandes para poder declararse en quiebra porque su bancarrota puede tener graves efectos en la economía global.
A su vez, esta situación obliga a los reguladores a rescatar a los grandes bancos y otras entidades financieras.
Entre las opciones que baraja el Consejo de Estabilidad Financiera y que Caruana recordó en el Foro está exigir a los bancos unos mínimos de capital y de liquidez, mejorar la supervisión, simplificar sus estructuras, así como fortalecer los marcos reguladores nacionales y transfronterizos.
El presidente estadounidense, Barack Obama, ha propuesto que los institutos de crédito separen la banca comercial y la banca de inversión y limiten su tamaño con el fin de evitar que se creen nuevas crisis financieras.
Las ingentes inyecciones de liquidez de los mayores bancos centrales del mundo y las políticas de estímulo fiscal de los gobiernos han evitado que la economía mundial cayera en una fuerte depresión y el colapso del sistema financiero tras la quiebra de Lehman Brothers a finales de septiembre de 2008.
Sin embargo, los consejeros delegados de los mayores bancos mundiales presentes en el Foro mostraron su temor a que un exceso de regulación limite su actuación y los incentivos para invertir.
En este sentido, el consejero delegado de la reaseguradora suiza Swiss Re, Stefan Lippe, dijo que una demasiada interconexión entre las instituciones financieras supone un riesgo mayor, pero no tanto su tamaño.
“Es más una cuestión de estar demasiado interconectado para quebrar que de ser demasiado grande para quebrar”, en palabras de Lippe.
El presidente del banco británico Lloyds, Peter Levene, ironizó al decir que “me encantan los semáforos pero no me gustan los que están cinco segundos en verde y cincuenta y cinco en rojo”.
Levene pidió “una buena regulación, mejor regulación pero no más regulación”.
El ex-gobernador del Banco Central de México Guillermo Ortiz concluyó al decir que “los bancos han juzgado mal el sentir del público respecto al efecto devastador de esta crisis, que se originó porque algunos inversores tomaron demasiados riesgos”.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.