Menu

La primavera árabe o el invierno de la "Comunidad Internacional"

19 abril, 2011 - Internacional

Carlos Martínez – ATTAC España
Se están diciendo demasiadas tonterías acerca de las revueltas árabes al objeto de conseguir libertad y el apoyo a la “causa democrática” del Occidente cristiano, de las potencias centrales que todavía siguen empeñadas en hacer creer a sus poblaciones que son el centro del Mundo.
Pero peor que las sandeces interesadas, por parte de gentes que ni han viajado a esos países, ni tienen organizaciones hermanas en ellos, ni conocen a actores sociales de las revueltas, de no ser la opinión de intelectuales colaboracionistas con los regímenes derrocados o bien centros de pensamiento muy conservadores con antenas más en los servicios de espionaje que en la “calle árabe”, lo que me resulta más odioso es la hipocresía y doble vara de medir que Occidente, sus mandatarias y mandatarios aplican.
Para empezar y Aznar lo ha dejado muy claro, todas las potencias de la Unión Europea y los USA se apoyaron en los corruptos regímenes derribados y se apoyan en los muchos que aún no han sido derrocados. Túnez y tal vez Egipto, están en un camino hacía el cambio, también Yemen, pero pensar que Jordania, Marruecos, Arabia Saudita, Qatar o Kuwait, son mejores que otros que están en cuestión por parte de la calle árabe es de una desfachatez y desvergüenza supina.
¿Por que nadie bombardea todavía el palacio del emir de Bahrein? No entiendo como Trinidad Jiménez puede reunirse con embajadores de Arabia Saudita, Kuwait, Qatar o Marruecos entre otros para estudiar las revueltas árabes, si no fuera por la sangre que se está derramando, resultaría cómico. Que catetez, que ignorancia, claro, a no ser que solo interese cómo aplicar medidas para controlar, aguar y vigilar las revueltas árabes.
La verdad es que toda esta situación, que Occidente no previó, se le ha escapado de las manos, y su censura por ejemplo sobre la revuelta, extendida también a Iraq, no hará cambiar la situación. El pueblo árabe ha iniciado su segunda ola revolucionaria tras la que comenzó en los cincuenta, pero tal vez con más posibilidades y con unos imperios mucho más decadentes y nuevas formulas de acción ciudadana, que se les escapan de las manos.
La enseñanza a sacar por nosotras y nosotros es que contra los pueblos con voluntad de justicia y democracia verdadera, nadie puede. El neoliberalismo se las planteaba muy feliz hace diez años, pero ahora le crecen las dificultades.
Otro mundo es posible, le sepa mal a quien le sepa y los proyectos de la Trilateral, el club Bildelberg, los neocons con su líder Aznar a la cabeza o las posiciones sumisas al imperio decadente, comienzan a no asustar a la ciudadanía, incluida la europea y norteamericana.
Portuario en Excedencia.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.