Menu

La queja de los ricos

7 abril, 2014 - Internacional, Justícia Fiscal y Financiera Global, Opinió

Occupy Wall Street irrumpió en representación del 99 por ciento de los estadounidenses que posee el 60 por ciento de la riqueza nacional frente al 1 por ciento que posee el 40 por ciento. El éxito del movimiento provocó el contraataque de los ricos.
Roberto SavioPágina/12

F. Scott Fitzgerald dijo la famosa frase “Los ricos son diferentes de usted y de mí”, cuando en esa época, en los primeros años del siglo XX, los ricos no estaban sujetos al escrutinio público y en general eran objeto de envidia, no de resentimiento.

Avanzando rápidamente hasta el siglo XXI, al movimiento Occupy Wall Street, que para denunciar la creciente desigualdad social primero salió a la calle en septiembre de 2011 en el distrito financiero de Wall Street, en nombre del 99 por ciento de los estadounidenses que posee el 60 por ciento de la riqueza nacional frente al 1 por ciento que posee el 40 por ciento.
El éxito de la acción del movimiento popular repercutió en todo el mundo, por lo que ahora los ricos están contraatacando.
Su líder es Tom Perkins, de 82 años, con un patrimonio neto de 8000 millones de dólares. Él es dueño de un ático de 1600 metros cuadrados en San Francisco y acaba de comprar un yate por 110 millones de dólares. En una carta a The Wall Street Journal en enero de este año, Perkins equiparó la “guerra progresiva contra el uno por ciento americano” de los estadounidenses más ricos, con el Holocausto, comparando la “demonización de los ricos” del movimiento ocupación de Wall Street con el antisemitismo de la Alemania nazi.
Un mes más tarde, Perkins declaró públicamente que en las elecciones, el número de votos que una persona puede emitir debe ser proporcional a la cantidad de impuestos que esa persona paga. Y está agitando a sus compañeros a “salir del armario”.
Bud Konheim, CEO de la compañía de moda de lujo Nicole Miller, ha hecho exactamente eso con su mensaje al 99 por ciento: dejen de quejarse. “Nuestro 99 por ciento son el 1 por ciento en el resto del mundo… El tipo que está ganando, oh Dios mío, 35.000 dólares al año… ¿Por qué no probamos eso en la India o en algunos países que no podemos ni siquiera nombrar? China, en cualquier lugar donde el tipo sea rico.”
Juan Marcos, ex director ejecutivo de Morgan Stanley, banco que fue rescatado con fondos públicos, está defendiendo los salarios extravagantes de los ejecutivos de la corporación. Acaba de hacer una declaración a favor de James Dimon, el CEO de JP Morgan Chase, que recibió 20 millones de dólares en momentos en que su banco había perdido varios millones de dólares en inversiones erróneas en fondos soberanos y una fuerte penalización por prácticas fraudulentas.
Según fuentes financieras, Wall Street ha gastado 600 millones de dólares en grupos de presión, para tratar de impedir la acción del regulador en la aplicación de las normas aprobadas por el Congreso de los Estados Unidos para un control algo más estricto, con la esperanza de evitar una repetición de la crisis financiera de 2008 que, junto con la crisis europea de los fondos soberanos, ha enviado al desempleo a las generaciones jóvenes en todas partes.
Para aquellos que piensan que en realidad el voto de un multimillonario es igual al de un desempleado, el contraataque del 1 por ciento es legítimo. El único problema es que, aparte de su diferente peso en la política, vale la pregunta si las mismas personas ingenuas también creen que ricos y pobres pagan impuestos en la misma proporción.
Según Tax Justice Network (TJN) –una organización que hace campaña para frenar la evasión fiscal–, en los paraísos fiscales se encuentra ahora cerca de 8 por ciento del PIB mundial (los Estados Unidos tiene un PIB cercano a la mitad de ese monto), y TJN subraya cómo el gran capital estimula la corrupción.
¿Qué es la corrupción? Según el diccionario Inglés de Oxford, la corrupción es “la falta de honradez o la conducta fraudulenta por aquellos que tienen el poder”. Las instituciones financieras y el 1 por ciento son sin duda el poder. De acuerdo con TJN, el monto sustraído durante los últimos 15 años alcanza la asombrosa cifra de 30 billones de dólares, es decir la mitad del Producto Interno Bruto del mundo.
En China, de los 4 billones de dólares que se cree que han desaparecido entre 2000 y 2011, gran parte de ellos se canalizaron a paraísos fiscales. En Rusia, la cifra es de alrededor de 1 billón de dólares y en la Unión Europea 1,2 billón.
En todo el mundo, los bancos han sido multados por fraude y corrupción a niveles sin precedentes. Leer el informe del Senado de Estados Unidos (2009) sobre el nivel de corrupción en UBS, el mayor banco de Suiza, es como entrar en el mundo de una novela de crimen. El informe de 176 páginas detalla en qué grado la UBS ayudó a los clientes estadounidenses a esconder miles de millones en activos. UBS pagó una multa de 780 millones de dólares.
En un llamamiento para crear una fuerza policial contra la corrupción mundial publicado en The New York Times el mes pasado, Alexander Lebedev denunció el robo de 5000 millones de dólares del Banco de Moscú, 4000 millones de BTA Bank y Banco AMT, 4000 millones de Rosukrenergo, 3000 millones de Globex y Sviaz Bank, 2000 millones del Banco Agrícola Ruso, mil millones de Rosagroleasing, y 1000 millones de VEFK Bank.
Según Levedad, un ex alto funcionario de la KGB y ahora empresario, propietario del London Evening Standard y The Independent, “si alguien roba mil millones de dólares, y se dirige a un paraíso fiscal, es prácticamente imposible emprender acciones legales”. ¡Como todos los oligarcas rusos, ciertamente tiene un gran conocimiento del interior! De todos modos, no es necesario que el 1 por ciento se preocupe. A pesar de sus quejas, lo están haciendo mejor que nunca.
En el Informe sobre la Riqueza de este año, el compendio anual de todas las posesiones ricas de Knight Frank, la empresa de administración de propiedades, durante la última década, los súper ricos han aumentado en 59 por ciento, y los multimillonarios, 80, que ahora alcanzan a 1682. Los que tienen activos de más de 30 millones de dólares son alrededor de 167.000 personas, lo que equivale a la población de una ciudad de tamaño considerable. En una reciente encuesta se señaló que el 75 por ciento del famoso 0,1 por ciento, los extremadamente súper ricos, aumentaron su riqueza en el último año.
Alrededor de 2030, se espera que China tenga 322 multimillonarios, más que Gran Bretaña, Rusia, Francia y Suiza juntas: por fin la prueba de que el socialismo, aunque sea en su versión en chino, es superior al capitalismo.
Los países soberanos tomen nota. Malta propone ofrecer su pasaporte a los que peguen 650.000 euros (900.000 dólares), sin requisito de residencia. Malta forma parte de la Unión Europea, por lo que con su pasaporte se puede ir a todas partes. España y Portugal están ofreciendo residencia, incluso con tiempo limitado, si usted hace inversiones sustanciales. Letonia y Estonia les están siguiendo. En 2012, los Estados Unidos dieron 7641 visas de inversores e inmigrantes y el 80 por ciento de ellos fueron a los inversores chinos.
Por lo tanto, los ricos de verdad son diferentes de usted y yo, y ellos están creciendo tanto, que sería una lástima no unírseles. El mercado es ahora la base de la democracia, cualquiera puede hacerlo.
¡Si seguimos siendo parte del 99 por ciento, es sólo por falta de voluntad!.
 
Fundador y presidente emérito de la agencia informativa Inter Press Service y publisher de Other News.
Servicio Informativo Alai-amlatina.
alainet.org

 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.