Menu

Legalidad y legitimidad en las elecciones democráticas

9 març, 2011 - Opinió

Federico Mayor Zaragoza – Comité de Apoyo de Attac España.
Es muy preocupante la progresiva disminución de la participación electoral, que pone de manifiesto la desafección ciudadana y la fragilidad de democracias cuyos gobiernos y representaciones parlamentarias tienen tan escaso respaldo popular.
Hace poco, en las elecciones portuguesas, al igual que sucedió hace unos meses en los EE.UU., las abstención supera a la participación.
En el caso de las elecciones al Europarlamento, los porcentajes que avalan a los “representantes” de muchos países constituyen un auténtico escándalo, un ejemplo inadmisible de indiferencia y desapego.
Hay que corregir urgentemente esta precariedad porque, de no hacerlo, seguiremos aceptando un peligrosísimo alarde de simulación, con un enorme descrédito para las instituciones democráticas, cuya legitimidad, además de legalidad, interesa actualmente más que nunca.
El establecimiento de un porcentaje mínimo de votantes sería tan útil como aleccionador. ¿Cómo pueden quejarse de carencias y mal funcionamiento de un sistema democrático quienes no han participado?
Corrijamos esta incoherencia. Es especialmente relevante de cara a un futuro que requiere cambios radicales. Es decir, democracias fuertes.
La Fuerza de la Palabra.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.