Menu

Lo que nos estamos jugando

21 febrer, 2010 - Crisi sistémica

Carlos Martínez – Presidente de Attac España
“De la bancarrota actual no se puede salir con el aumento de la demanda agregada, pues ella entrañaría más gasto y déficit fiscales. De manera inversa, el corte a los gastos sociales y a los salarios acentuará la recesión y la crisis fiscal. Al final del camino el resultado es el mismo: el capital necesita destrucción de recursos y mayor vulnerabilidad de la fuerza de trabajo para salir de la crisis mediante una nueva concentración de capitales a nivel internacional.” Jorge Altamira – Rebelión 17/2/010
Los capitalistas lo tienen claro, de esta crisis solo se sale doblegando a la clase obrera y a las clases populares así como mediante una nueva consolidación del poder político y militar de las potencias centrales y sobre todo de los EE.UU. y sus aliados más fieles y cristianos.
La estrategia está clara y aparecen unos campos de prueba el Occidente (No pensemos solo en las guerras de ocupación imperiales), también Grecia, Portugal, Irlanda, Letonia alguno más y … el reino de España.
Aquí en nuestro estado, la CEOE, la Banca, el rey y el PP, lo tienen meridianamente claro, su programa muy simple: menos impuestos, menos jubilaciones, privatización de las Cajas de Ahorro, despidos más baratos y sueldos más bajos. Más precariedad y menos sindicatos, más ayudas fiscales a los ricos y menos derechos sociales, públicos y laborales. El PSOE mientras tanto, al menos en sus cúpulas de medias a altas, despistado cuando no comprometido hasta los tuétanos en la solución neoliberal y sin querer o saber romper sus ataduras con los poderosos y el capitalismo senil.
El PSOE tiene difícil movilizar a la ciudadanía, hace mucho que no lo hace, de hecho sus actuales dirigentes, ni saben hacerlo, ni se atreven, siendo además prisioneros de demasiados compromisos, han dejado de investigar soluciones y alternativas políticas, económicas y sociales de izquierdas.
Es difícil oír hablar de SOCIALISMO a ningún ministro, ni consejera, diputada o secretario general de provincias. Si se pierde la perspectiva política y el ímpetu transformador de esta sociedad injusta, ya solo queda el liberalismo y a veces ni eso, la pura y simple gestión.
Así pues, es hora de las batallas. De salir a la calle defendiendo el sistema público de pensiones. De organizarse los parados. De establecer alianzas sociales, para la movilización.
La próxima batalla de las y los neoliberales, es dominar más todavía a las y los trabajadores. Asustarles aún más. Un nuevo terrorismo recorre la vieja Europa y el Estado Español, el terrorismo económico-financiero de las grandes corporaciones privadas.
Despidos, cierres y sequía crediticia, son la amenaza, que asusta y atenaza conciencias y nos convierte a las y los que por ahora aún tenemos trabajo en mercenarios y mercenarias del ejercito profesional de los ocupados.
La Izquierda, alternativa y transformadora, debiera saber que la gente quiere seguridad y algo que su familia pueda comer. Esta muy bien criticar, pero debemos empezar a proponer y construir. A cada fábrica, comercio u oficina cerrada, una empresa social, colectiva y laboral creada.
No podemos enviar la gente a la puerta de Ayuntamientos arruinados y sin posibilidades. No podemos encerrarnos en las Iglesias, sino crear nuestro futuro aunque sea pobre, pero digno. En Argentina, la del corralito, la que puede llegar a Grecia o España entre otros muchos lugares, se ocuparon las empresas cerradas. La Izquierda no puede pedir limosna.
El problema ahora más grave, es organizarse y hacerlo bien. Conectar a las bases sindicales y políticas, establecer estrategias conjuntas y sobre todo buscar una estructura internacional que nos permita interactuar y luchar con más eficacia y sobre todo sabiendo que no estamos solas y solos.
Lo que se nos viene encima es la férrea voluntad de acabar doblegando a las organizaciones obreras, el espíritu de clase, la ciudadanía democrática y derrotar a las izquierdas, a todas, incluso a las colaboracionistas, las más templadas, las que buscan de forma errónea salvar a la gente salvando los mercados.
Por eso, pronto volveremos a salir a la calle y diremos aquí estamos!!!
No tenemos solo en peligro el sistema público de pensiones, no. Tenemos en juego nuestra dignidad. En Attac estamos estudiando la viabilidad de nuestras pensiones y muy pronto lo demostraremos, es fácil. Lo que está en peligro, es lo público, todo lo público, el Estado Social y la democracia. Para debilitar la democracia, solo necesitan amedrentar a las mayorías, a las clases trabajadoras… Y luego a hacer caja.
http://carlosmartinezblay.blogspot.com/

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.