Menu

Los problemas de las cajas de ahorros y la gran burbuja

22 desembre, 2010 - Estatal

José Candela – ATTAC País Valencià
En 1978, cuando se firmaron los Pactos de la Moncloa, ya se indicó, por algunos pocos, que una de las causas del endeudamiento exterior, y la inflación, residían en la tendencia del capitalismo español a crear falsos auges sostenidos en la especulación inmobiliaria.
La especulación inmobiliaria, en el periodo 1968-1978, se apropió de cerca del 30% de la acumulación de capital, o si se prefiere del ahorro de los españoles. Financió el estropicio con crédito hipotecario (entonces a seis o diez años) y retrasó la modernización de la economía. ¿Cuánto ha significado en los años 2000-2008? Con hipotecas, además, a 25 y hasta cuarenta años.
El efecto es aún mas perverso, si tenemos en cuenta cómo degrada el capital intelectual: Una de las titulaciones mas buscada ha sido la de Arquitecto Técnico. Los estudios profesionales más demandados se dirigen a los oficios de proyectista, o jefes de obra. El aprendizaje tecnológico se detiene en la complejidad organizativa de la urbanización de un PAI.
El efecto de las burbujas inmobiliarias acaba contaminando a toda la economía del país, comprometiendo, de forma muy seria la viabilidad del único sistema de banca pública en España: las Cajas de Ahorros.
El gobierno, paralizado, negó la mayor (hace tres meses, ZP decía que se había terminado el ajuste inmobiliario) Sin política, quedó a merced de los especuladores, que, intencionadamente, mezclan deuda estatal y deuda bancaria.
Hace poco más de quince días, el Internacional Herald Tribune, publicaba un reportaje monográfico sobre el tema. Según el articulista, un millón de pisos sin vender grababan las Cajas con 140.000 millones de euros de activos hipotecarios amenazados de devaluación. La devaluación del stock inmobiliario, provocaría un agujero de 50.000 millones de €.
Esta misma semana, un articulista español incidía en el mismo problema, pero reducía el riesgo de insolvencias a 20.000 millones de €. Pero, en El País de 19-12-10, Fiona Maharg-Bravo vuelve a cifrar en 50.000 millones € los fallidos ocultos, y eleva la exposición frente a promotores y constructores a 180.000 millones de €.
Días antes, el gobernador del Banco de España (MAFO), instaba a los bancos a publicar cuentas transparentes, especialmente en lo que se refiere a la valoración de los activos relacionados con el negocio inmobiliario.
Todo parece llevar al mismo punto. Las dudas respecto a las cuentas públicas no apuntan a la “creatividad contable” de nuestros políticos, aunque alguna CC Autónoma pueda dar una sorpresa. Conducen a la enorme deuda generada por el negocio inmobiliario, y a las sospechas de que las dificultades de algunas cajas arrastren a los gobiernos autonómicos y, en cadena al gobierno central.
La tozudez de las Cajas de Ahorro, sus secuestradores políticos y el gobierno en no querer reconocer la desvalorización de los activos hipotecarios, se vuelve patética, y favorece las ambiciones del PP de llegar al gobierno sin comprometer un programa, es decir con las manos libres para terminar la faena comenzada por el PSOE.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.