Menu

Los pueblos latinoamericanos y europeos hermanados por el FMI

19 maig, 2010 - Opinió, Portada

Carlos Martínez – Presidente de ATTAC España
La Cumbre de los Pueblos
La cumbre de los pueblos Enlazando Alternativas 4 ha tenido lugar entre el 14 y 17 de Mayo de 2010, seguramente con un clima algo distinto al previsto.
En primer lugar, se han cumplido los objetivos de juntar luchadoras y activistas sociales, sindicales y políticos de ambas orillas del Atlántico, al objeto de debatir, enlazar propuestas, así como coordinarlas y coordinarnos.
Se ha tratado de lanzar a la sociedad el mensaje de la inutilidad para el avance de los pueblos de tratados de libre comercio, que sólo benefician a grandes empresas y bancos europeos y a las oligarquías locales latinoamericanas. A pesar de la censura casi completa de los grandes medios de comunicación y su silencio cómplice con los crímenes de sindicalistas y campesinos en Colombia o la dictadura de Honduras.
A pesar de ello, el domingo más de diez mil personas recorrimos las calles de Madrid, exigiendo justicia, igualdad, y expresando nuestra protesta contra las medidas neoliberales para “solucionar” la crisis económica a costa de las clases populares.
Hay sin embargo una conclusión de urgencia, seguramente no prevista, y es que si bien la cumbre de Enlazando Alternativas 4 tenía como lema “contra la Europa del capital y sus crisis”, nadie hace tres meses podía esperar que la vieja, orgullosa e hipócrita Europa también iba a ser “territorio FMI”.
La crisis mundial cobra especial virulencia en Europa. Se han combinado los ataques especulativos contra el euro con la presión de los “Mercados”, es decir el capitalismo financiero organizado contra los derechos sociales, laborales y democráticos europeos conquistados tras largos años de luchas sindicales.
El FMI al rescate de Grecia, España, Portugal, Irlanda y seguramente Italia, impone a través de la City londinense y Alemania unos durísimos planes de ajuste, con la excusa de la deuda pública. Deuda que los estados contrajeron en la anterior fase de la crisis para subvencionar la banca privada y salvarla a costa del erario público.
Ahora los ajustes de pensiones, la precarización del trabajo y la sequía de créditos a la economía productiva, la otra gran sacrificada serán las recetas salvadoras. De ésto los y las hermanas de América saben mucho pues todos ellos sufrieron los embates del FMI, y la mayoría de ellos comenzaron a salir adelante precisamente cuando han comenzado a librarse del FMI y hacer caso omiso de sus recetas, propiciando el Banco del ALBA o el Banco del Sur, así como una mayor coordinación política a través del UNASUR, que no a través de las recetas del capitalismo neoclásico anglosajón, seguidas al pie de la letra por la Unión Europea y el Gobierno de España.
La cumbre de los jefes
En la cumbre de Jefes de Estado y Gobierno, pues, cenas y buenas palabras, pero los gobiernos latinoamericanos, o bien tienen ya fuertes servidumbres con los EE.UU. y fuertes lazos comerciales con ellos y una gran dependencia crediticia y política con el vecino del norte, o bien han diversificado opciones y además están teniendo y tejiendo fuertes lazos comerciales con China, con una tecnología tan correcta ya como la europea, incluso superior, y en cualquier caso más barata.
Europa además, y se lo ha ganado a pulso, es vista como una sucursal de los EE.UU. que además ataca sin piedad a los estados americanos en lucha por cambiar sus estructuras sociales y recuperar su plena soberanía. Ha practicado injerencias intolerables de tipo ideológico y presiones políticas convencida de su superioridad racial y “democrática”, y apoya sólo a sus empresas aunque éstas sean culpables por aquellos lares de graves violaciones de derechos humanos y sociales.
Así pues, cenas y buenas palabras.
Pero, repito, a los pueblos nos ha unido aún más un adversario común, el FMI y los ataques antidemocráticos de los tiburones de las bolsas neoyorquinas y londinenses.
La resistencia a estas medidas es imprescindible pero también la información y la difusión de alternativas.
En el reino de España, la socialdemocracia se ha suicidado políticamente, cumpliendo a rajatabla la agenda de la derecha, la derecha, convencida de su próxima victoria electoral, no sólo no lo ha agradecido, sino que está lanzada a una campaña demagógica y mentirosa que el Gobierno Zapatero le ha servido en bandeja.
CC.OO. y UGT, no salvarán los intereses de las clases trabajadoras callando, sino que sólo enseñando los dientes y convocando grandes movilizaciones y aliándose con los Movimientos Sociales, podrán hacer frente a la eventual y previsible victoria del PP, no sólo electoral, sino lo que es peor ideológica, social y cultural.
Conclusiones precipitadas
Ahora la prioridad es la unidad social en torno a una salida democrática y justa de la crisis. Construir unos nuevos elementos de desarrollo totalmente distintos de economía y plantearse alternativas no clásicas, pues éstas son ya imposibles, así surge con fuerza la reivindicación por la renta básica o la frugalidad y el buen vivir en lugar de un consumismo ciego y un crecimiento ya imposibles de mantener.
Ahora es el momento de decir alto y claro que el capitalismo no es la solución a nada. La supuesta salida a base de un crecimiento continuo no se dará. La derecha y los que ahora le están llevando a cabo su agenda política defraudando a su base social, pueden tal vez lograr superar una crisis financiera a base de acumulación de capital, estrujando a las clases trabajadoras y pequeños sectores productivos, pero el bienestar sólo será para unos pocos. Los capitalistas saben de sobra que en esta coyuntura, para que ellos puedan ganar más, y mucho están ganando ya, es necesario liquidar los derechos sociales y privatizar los servicios públicos. La economía que es el arte de manejar y controlar la escasez, les hace saber que lo poco que quede en este agotado mundo es para ellos, para los poderosos, y lo demás son tonterías.
Por eso debemos aprender de nuestras hermanas y hermanos de América y levantar un movimiento hacia el socialismo de las personas, frente a la crisis cada vez más grave y peor del capital.
Nos esperan momentos muy duros y no sé si sabremos estar a la altura de las circunstancias. Los más de diez mil de las calles de Madrid es el primer acto, es el primer grito de dignidad, con el apoyo de los amigos y amigas de América.
Pero sobre todo y aprendiendo de la ciudadanía íberoamericana, las estructuras de poder no cambiarán si no las peleamos y si no sabemos exigir y trabajar por un futuro con dignidad.
Portuario en excedencia

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.