Menu

Máximo común divisor, mínimo común denominador

14 febrer, 2013 - Estatal, Opinió

Javier Echeverría /Felipe Martín /Iñigo Muerza /Iñaki Arzoz – ATTAC Navarra

Viejos conceptos matemáticos que nos torturaron quizás en nuestra infancia. Hoy, en la lucha social, afrontamos un problema parecido. En la calle, en las movilizaciones, y en los agotadores espacios en los que cada tarde y cada noche se fraguan estas convocatorias, coincidimos cada vez más codo con codo personas que tenemos mucho en común, pero que no se puede expresar por falta de un algoritmo matemático que lo calcule. Enumerar las diferencias, lo que nos impide sumar, es fácil: somos nacionalistas, independentistas, federalistas, constituyentes, ecologistas, anarquistas, republicanos, quincemayistas, cristianos, humanistas, marxistas… Quién más quién menos ha definido su proyecto como un camino hacia una meta diferente o no contigua al de los demás. O no tan diferente y distante. Pero hoy, si algo está claro, es lo que nos separa, formúlese como se quiera, en siglas políticas y sindicales o en etiquetas ideológicas. Pero, ¿es eso hoy lo importante?
Se abre paso entre nosotros la intuición de que ninguno de los proyectos que nos diferencia tendrá la más mínima oportunidad sin realizar antes un proyecto común. Más aún, la intuición de que hoy lo más importante es la parte común de ese camino. Que estamos irremediablemente perdidos, derrotados, si no libramos antes una batalla de todos y para todos. ¿Cómo hacerlo? Tenemos que improvisar y descubrir el algoritmo social que lo consiga. No es fácil, no será fácil, y quizás nuestro intento no acierte a la primera. Lo proponemos aceptando el fracaso de antemano, pero dispuestos a repetirlo una y otra vez hasta acertar.
Tenemos una propuesta: una Carta Social. Pero más que la propuesta, lo que importa es el método: debemos participar todos, todas las diferencias y entre todos tantear el algoritmo, los pasos, los tanteos sucesivos.
Por eso está circulando por correos, reuniones y redes sociales una primera convocatoria de despegue, de agacharse y encogerse para saltar. Esperamos después del 16 de febrero volver a comparecer ante la opinión pública no nosotros, ni nosotros solos, sino el grupo necesario para el siguiente paso.
Artículo publicado en http://hordago.org

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.