Menu

Ni siquiera Obama puede con algunos banqueros

8 agost, 2009 - Entitats financeres

J. HervásCapital Madrid
Entidades norteamericanas, con ayudas estatales, han pagado más a sus ejecutivos en concepto de ‘bonus’ que los beneficios declarados.
Lo consideran un escándalo. Pese a que la Cámara de Representantes ha adoptado por amplia mayoría el proyecto de ley destinado a limitar la remuneración de los altos ejecutivos de bancos y empresas reflotadas con ayuda del Estado federal, Barak Obama no ha podido conseguir que el Senado lo vote antes de marcharse de vacaciones, ni que los banqueros se sometan a sus principios antes de que entre en vigor la Ley. En Estados Unidos, según reflejan los comentarios editoriales de los principales medios, lo dejan bien claro: el ciudadano medio está escandalizado tras conocer el informe del equivalente a ministro de Justicia del Estado de Nueva York, Andrew Como. No es para menos. Goldman Sachs, Morgan Stanley y JP MOrgan Chase han pagado a sus directivos bonus que en su mon total superan a sus beneficios. Los dos primeros han recibido 10.000 millones de dólares de apoyo estatal y JP Morgan, 25.000 millones. Frente al escándalo que ha supuesto que estas otras reputadas entidades financieras hayan dado mas bonificaciones a sus ejecutivos que beneficios, los congresistas noteamericanos han decidido entrar en acción con la nueva Ley a la que han dado el visto bueno con 237 votos a favor y 145 en contra.
Si el proyecto es aprobado, como espera el presidente Barak Obama, las autoridades encargadas de la regulación financiera, podrán prohibir a los directivos de empresas que ha recibido ayudas estatales que reciban remuneración variable en compensación adicional a su salario. En cambio, pese a las esperanzas puestas en dar un mayor protagonismo a los accionistas, su papel queda tan limitado como en las juntas de accionistas en España, donde se les llega a limitar hasta el tiempo de intervención a cinco minutos, por más pertinentes que sean sus preguntas o denuncias.
Es verdad que los accionistas de las entidades que han recibido ayudas estatales podrán llegar a votar en contra de la subida de salarios y bonus que se fije el consejo de administración, pero su decisión no será de obligado cumplimiento.
Si el supervisor no decide con posterioridad no aprobar los salarios extra, dará igual lo que decidan los accionistas sobre la remuneración variable de los ejecutivos. El caso es sangrante. El informe del responsable de Justicia del Estado de Nueva York, Cuomo, asegura que Goldman Sachs ha concedido bonus variable por importe de 4.800 millones de dólares frente a los 2.300 millones de beneficios. Morgan Satanley concedió 4.700 millones de dólares de bonus y sólo obtuvo 1.700 millones de beneficios. JP MOrgan Chase recibió 25.000 millones de ayudas estatales, ganó 5.600 millones y entregó primas salariales por un monto de 8.600 millones. Citigroup y Merril Lynch, que han perdido más de 27.000 millones de dólares cada uno, dieron remuneraciones variables por un total de 5.330 millones y 3.600 millones respectivamente.
La justificación dada por los directivos bancarios para explicar su decisión parece ridícula: si no lo hacen los mejores se van a la competencia.
Tras conocerse los datos del Departamento de Justicia de Nueva York, varios senadores de ambos partidos han escrito al presidente de la FED, Bernanke, pidiéndole que de a conocer todas y cada una de las ayudas concedidas al sector financiero. Su argumento es irrefutable. El dinero de los contribuyentes exige toda la transparencia. Mientras tanto, los banqueros seguirán poniendo en evidencia que el presidente de los Estados Unidos, y los muchos Barak Obama que en el mundo han sido, no pueden con ellos.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.