Menu

¿Ocupa el Congreso? Mejor: Ocupa la Bolsa.

16 agost, 2012 - Opinió

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón
Un sábado de octubre de 2011, los indignados de Nueva York ocuparon el puente de Brooklyn, impulsados por el movimiento Ocupa Wall Street. Bloquearon el tráfico durante unas horas y 700 de ellos fueron detenidos. Estaban acampados en un parque cercano a la Bolsa de Nueva York, el corazón mismo del capitalismo financiero estadounidense y del mundo. No perdieron la mirada apuntando hacia el Congreso, el Senado o la Alcaldía neoyorkina. Tenían muy claro quiénes son los verdaderos y directos causantes de la crisis-estafa económica mundial.
La protesta-denuncia se extendió a otras muchas ciudades y zonas de los Estados Unidos; por ejemplo, Boston, Los Ángeles, Albuquerque… Los indignados de San Francisco tenían las ideas igualmente claras: centraron su protesta ante la sucursal del banco Chase, como una caso flagrante más de las maniobras de los grandes grupos financieros del mundo. En Chicago ampliaron algo las miras, aunque sin desviar la mirada del epicentro del problema: se plantaron frente a la Reserva Federal.
En estos días existe un movimiento en España denominado 25S Ocupa el Congreso. Buena parte de sus objetivos son fácilmente compartibles con gran parte de la ciudadanía contraria a la política de recortes por parte del Gobierno y a la política económica proveniente de Berlín y Bruselas y ejecutada obedientemente por el Gobierno del Partido Popular.
Sin embargo, una vez más, la mirada no está dirigida hacia los centros de poder económico-financieros, responsables de este desaguisado. Se queda en los ámbitos de segundo orden (políticos), en manos de los señores del dinero y las finanzas. Ocupar el Congreso, sin más, es ambiguo y arriesgado, si previamente no se ha ocupado la Bolsa y los Mercados de Valores españoles.
Echo, pues, en falta un movimiento denominado: OCUPA LA BOLSA. Eso sí sería comprensible y compartible al 100%.
 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.