Menu

¿Qué hay que entender por Sistema Financiero español y el futuro de las Cajas en España?

5 març, 2011 - Estatal

Fernando Moreno Bernal – Presidente de ATTAC Andalucía
La Diputación Provincial de Cádiz desarrolla actualmente un ciclo de conferencias bajo el título “Anticipando el futuro, construyendo el presente”. La conferencia inaugural el 14 de febrero corrió a cargo del Presidente de UNICAJA Braulio Medel, el lunes previo al Consejo de Ministros que aprobaría las últimas imposiciones a las cajas de ahorros españolas, que anticipan las condiciones exigidas por Basilea III a todo el sistema financiero internacional para 2019 sólo para las cajas que no quieran convertirse en bancos.
Comenzó recordando lo que todo el alumnado de primer curso de ciencias económicas debe saber: qué se entiende por sistema financiero español. Son todas aquellas entidades de crédito que operan dentro del territorio nacional. Es decir, que un banco chino se establece en Madrid y esa sucursal y los créditos que otorga dentro de España a chinos, otros extranjeros o nacionales es parte del sistema financiero español. Pero si Banco de Santander compra un banco en Gran Bretaña o Brasil, o BBVA compra uno en Turquía, esa parte de las entidades financieras Banco Santander o BBVA y los créditos que otorgue en esos países no es sistema financiero español.
La obligación del Gobierno español y del Banco de España es defender y hacer funcionar el sistema financiero español, que no es otra cosa que hacer que fluya el crédito a la economía real, a la actividad económica que produce bienes y servicios, creando empleo para ello, que satisface necesidades sociales de la población residente en España. De ahí la retórica sobre la “exigencia” a las entidades privadas financieras de que restablezcan este flujo.
En este sentido las nuevas medidas que el Gobierno ha puesto en marcha con la aprobación del nuevo decreto ley, no servirán para reactivar el flujo de créditos. “Estas medidas pueden servir para salvar entidades pero no para restituir que circulen mejor los créditos” dijo. Los intereses aumentarán en el futuro. “Subirán. No hay otra. La morosidad ha aumentado, el nivel de riesgo ha de ser más pequeño”. También reconoció que una de las principales actividades que tendrán bancos y cajas en los próximos años será la inmobiliaria para deshacerse de los activos reunidos en los últimos años. Y se mostró convencido de que la reforma del sistema financiero supondrá el fin del actual modelo de cajas.
Es necesario decir con claridad que el verdadero problema con la morosidad del sector inmobiliario siempre lo han tenido los bancos y no las cajas, con las exclusiones de Caja Madrid y Bancaja. Los números también engañan cuando no se desglosan debidamente y no se hace un análisis cualitativo además del cuantitativo. El Banco Pastor está peor que todas las cajas de ahorro en este sentido. Los datos que se suelen utilizar son el volumen total y el promedio de la morosidad de préstamos hipotecarios y a constructores entre las cajas en contraposición al promedio entre los bancos. Primero, Caja Madrid y Bancaja desvirtúan el promedio entre las cajas; segundo, tradicionalmente las cajas se han especializado en dar préstamos hipotecarios a las familias, que tienen muy baja morosidad pues antes se deja de comer que de pagar la hipoteca, pero que si suma en el volumen total de préstamos hipotecarios; tercero, las cajas han dado préstamos a promotores vinculados con la red empresarial local y regional con promociones pequeñas y medianas que están teniendo más facilidad de absorción por el mercado que las “ciudades fantasmas de la periferia de Madrid y de segundas viviendas en la costa” que han estado mayoritariamente financiadas por grupos de grandes bancos llegando a cotizar en bolsa y dirigidas en gran parte a inversores internacionales. La inversión que ha perdido todo su valor y que dificilmente podrá ser absorbida o recuperada en parte son estas grandes ciudades fantasmas financiadas principalmente por Banco Santander, BBVA, Caja Madrid y Bancaja. Cuarto, el tamaño menor de las cajas hace que el porcentaje de estos créditos y de esta morosidad se magnifique, pero el volumen de riesgo de los créditos incobrables siempre ha sido mayor en los bancos.
Medel desveló su visión sobre el futuro de las entidades financieras en plena negociación de su reforma. “Las cajas nunca volverán a ser lo que eran. El modelo va a cambiar completamente. Pero lo más importante no es saber si cambian las cajas o no, sino saber si van a desaparecer. Yo no lo creo”. Medel dibujó “una especie de holding”, un conglomerado en cuya cabeza estará la caja, pero cuyo negocio financiero será llevado por un banco. “Se puede seguir siendo caja sin meter capital privado, pero será como jugar al baloncesto con un brazo atado a la espalda”, sugirió.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.