Menu

Reino Unido presiona al G-7 para imponer una tasa global a los bancos

27 gener, 2010 - ITF Impuesto a las Transacciones Financieras

R. Casado y G. MartínezExpansión
Reino Unido intentó convencer ayer a otros países para la implantación de una tasa global a los bancos, que sirva para limitar el riesgo que asumen las entidades y para financiar el coste de una potencial crisis en el futuro.
Gordon Brown, primer ministro británico, dijo en rueda de prensa que la instauración de ese tipo de carga sobre las entidades “está ganando consenso a nivel global”. Al mismo tiempo, representantes de los países del G-7 (Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Japón y Canadá) se reunieron en Londres para intentar detallar el funcionamiento de esa tasa.
Pero al final del encuentro, quedó claro que todavía no existe sintonía internacional sobre este asunto. Paul Myners, secretario de Estado para el sector financiero, aseguró tras la reunión del G-7 que “hacen falta más discusiones y consideraciones para llegar a un acuerdo total”.
Alternativas
El propio Brown, que defiende ardientemente esa tasa como una fórmula para detener la “irresponsabilidad” de los banqueros y “limitar el riesgo de sus actividades”, no tiene claro cómo podría instaurarse.
“Existen varias alternativas. Puede ser una tasa sobre el volumen de financiación en los mercados mayoristas, como la propuesta para los bancos de Estados Unidos hace dos semanas. O una tasa sobre el volumen de crédito, o sobre las transacciones financieras, o una mezcla de varias”, indicó durante un encuentro con periodistas en su residencia de Downing Street.
En Estados Unidos, Barack Obama espera recaudar 90.000 millones de dólares en los próximos diez años con su propia tasa sobre la banca, que equivaldrá a un 0,15% sobre el volumen de financiación que los bancos logren en los mercados mayoristas.
Gordon Brown cree que ese modelo americano puede servir de base para las discusiones internacionales, aunque algunos analistas cuestionan su utilidad. Peter Nerby, de la agencia Moody´s, considera que la tasa estadounidense “puede reducir la liquidez de los bancos, ya que les resultará más costoso financiar activos de bajo riesgo en el balance”.
Reino Unido y otros países del G-7 rechazan copiar la otra medida propuesta por Obama para el sector bancario estadounidense: la limitación de la cartera propia de los bancos y sus inversiones en hedge funds y firmas de capital riesgo. Según Brown “esta medida está pensada para un país como Estados Unidos donde hay cinco grandes entidades con mucha actividad en esas áreas. Ese no es el caso en Reino Unido”.
Crítica de Goldman
Una de los bancos afectados, Goldman Sachs, aseguró ayer en un informe que el plan de Obama “puede reducir la habilidad de las entidades para proveer liquidez [al mercado] y puede hacer que los grandes bancos reduzcan su cartera de créditos cuando el volumen de préstamo ya cae un 8%”. La agencia Moody´s, por su parte, cree que “la propuesta podría hacer que los bancos, para sustituir el beneficio perdido, busquen actividades de más riesgo”.
Fuentes del sector financiero creen que Londres puede aprovechar las restricciones en Estados Unidos para captar parte del negocio de las entidades americanas.
Pero Brown insistió en que Reino Unido ha tomado sus propias medidas, como un impuesto del 50% sobre los bonus que los banqueros reciban este año. Inicialmente, el Gobierno esperaba recaudar 550 millones de libras con esa tasa, pero la cifra será mucho mayor, admitió ayer el primer ministro. Algunas estimaciones hablan de 3.000 millones. “Lo aprovecharemos para reducir el déficit público”.
Salgado pide a Europa medidas coordinadas
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se manifestó ayer partidaria de que las medidas que adopte la Unión Europea respecto al sector financiero deberían ser “lo más homogéneas posibles para que sean efectivas”, en declaraciones a La Tribune. Asimismo, la ministra señaló que un impuesto a los bancos, como el propuesto por Obama, tiene sentido en páises donde las ayudas a la banca han sido enormes, pero no en el caso de España.
Entre Obama, Tobin y otras ideas
1. El Gobierno británico quiere imponer una tasa internacional a la banca, pero no tiene clara la fórmula para hacerlo.
2. Una opción es extender la idea de Obama de cobrar un 0,15% anual sobre la financiación de los bancos en los mercados mayoristas.
3. Otra idea es recuperar la denominada Tasa Tobin, que es un porcentaje sobre cada transacción financiera internacional.
4. Cobrar un seguro a los bancos y obligarles a que tengan bonos que se convierten en capital en casos de crisis son otras soluciones.

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.