Menu

Río+20 y la batalla de Harmagedón

5 maig, 2012 - Opinió

Fernando Moreno Bernal – ATTAC Andalucía
Un mundo, una humanidad y un Gobierno mundial democrático, legítimo y transparente
Vivimos el amanecer de una nueva era, aunque hoy tan sólo vislumbremos un mundo a la deriva. De la crisis de 1929, la depresión de los treinta del S. XX y la II Guerra Mundial se salió con el Estado del Bienestar en Europa, lo más avanzado de la civilización humana; de la crisis de 2007-08, la depresión actual de la economía productiva mundial[ii] y el enfrentamiento que viene saldremos con el Estado del Bienestar en el Mundo, con un único Gobierno Mundial democrático, legítimo y transparente. Un mundo hecho por y para las personas. Hay que iniciar el proceso constituyente de la primera Constitución Mundial en la que se insertarán los diversos procesos constituyentes del Buen Vivir abiertos en América Latina, países árabes, Islandia, eurozona, África, etc., para lo que es preciso que de forma colegiada se organicen los padres/ madres fundadoras, y se formalice la Portavocía de la Humanidad, cuyo centro de unión debe ser la defensa del sistema integrado de Vida que es Gaia, la Madre Tierra, de quien la Humanidad es su parte consciente y responsable. La Asamblea permanente de los Pueblos, contra la mercantilización de la vida y la naturaleza y en defensa de los bienes comunes, que se realizará en Río de Janeiro, Brasil, del 15 al 23 de junio de 2012 (Río+20) es el lugar y el momento para hacerlo.
Es importante que los pueblos del mundo se visualicen uniéndose en Uno, rico en su diversidad, que pueda enfrentar los problemas globales del cambio climático, la desigualdad, causa de las hambrunas, los movimientos migratorios y la regulación y control del capital financiero internacional. Los problemas globales tan sólo se resuelven con respuestas globales.
Necesitamos esperanza, la única fuerza capaz de vencer al miedo que nos inoculan. Necesitamos creer firmemente en que conseguiremos ese otro mundo mejor donde todos y todas cabemos y en el que seremos felices. Necesitamos hacer que este otro mundo se construya. Y se comienza a construir con su visión y con su verbalización. Hay que gritarlo. Hay que clamar por él.
Estamos preocupados y ansiosos por creer que no disponemos del Saber ni del Poder para construirlo. Pero la Humanidad mejorará en todos los aspectos y tiene la capacidad de hacerse oír y superar los obstáculos que vayan surgiendo.
Tan sólo hay que temer nuestros propios miedos y los miedos de quién hoy tiene el poder, menos del 1% de la población mundial, porque se beneficia de y controla la actual situación, y es poderoso. Pero da mucha importancia a los objetos que posee, nada  le conmueve, angustia, ni le preocupa la Vida, y piensa que todo le irá como desea ya que los demás no advertimos sus maniobras, le envidiamos y, por ello cree que alcanzará todos sus objetivos.
La inseguridad para todo lo creado, humanidad y naturaleza, y la esperanza y fe en que la felicidad está al llegar para toda la Humanidad si sometemos al poder actual, el Grupo de Bilderberg, con acciones eficaces generará una situación  nueva e imprevista y, con ella, la victoria segura que necesitará de la amistad y comprensión de todos los pueblos, civilizaciones y conocimientos, de una profunda interculturalidad de las siete civilizaciones relevantes en el mundo de hoy.
Frente al Poder actual los pueblos y la ciudadanía debemos tener tranquilidad interior, pensamientos claros y honestos que no se dejen corromper por el poder y el dinero, confianza en la situación favorable del Poder que viene y análisis claros de la inseguridad y tensión del mundo actual analizado con rigor. La humanidad necesita trabajar activamente con libertad, equilibrio y creatividad; elegir la verdadera mejora económica; cambiar para no tener que preocuparse por la salud y el bienestar futuro; y unirse volviéndose a encontrar con seguridad en sí misma.
Todas las civilizaciones que constituyen la humanidad tendrán que compartir seis impulsos para convertir sus deseos en realidad: la construcción de un mundo ecológico, con igualdad especialmente de género, imperio de los derechos humanos, realización personal en una economía del Bien Común y para la Vida, convivencia pacífica multiétnica y democracia participativa; y todas deberán asumir los conocimientos en profundidad para poder superar este periodo difícil con entusiasmo.
Optimismo, esperanza, firme voluntad, completa determinación para construir un futuro de esperanza para la humanidad, que honre a las generaciones precedentes, y para la que es y las que vienen.
Siempre que las civilizaciones y culturas de la humanidad se solidaricen con las demás obtendrán el éxito, actúen por interés, queriendo cambiar la situación sin sentimientos de venganza contra otra parte de la propia humanidad que promueven los que hoy detentan el poder.
La humanidad y la Madre Tierra  exigirán responsabilidad a los que se creen importantes y poderosos, y atacaran sus grandes ambiciones. La humanidad, es la que puede ayudar, sintiéndose poco apreciada y decidida a triunfar, porque ella creó todas las cosas y por su poder  existen y fueron creadas.
La Asamblea Permanente de los Pueblos debe abrir el proceso constituyente para la Primera Constitución Mundial. Ha llegado el momento. Es ahora y aquí en Río+20.
 
[i] La palabra Harmagedón está compuesta por Harma, palabra griega que significa Aldea, y la palabra hebrea Geddon, nombre de la aldea cuya conquista es el relato escrito más antiguo de una batalla, por la que el Faraón dijo que equivalía a tomar mil aldeas, ya que desde su peña controlaba el cruce de caminos que ponían en contacto a las tres civilizaciones existentes: la hitita al norte, la sumeria al este y la egipcia al sur. La palabra en si es un simbolismo que nos habla de la fusión de culturas y pueblos, donde se unen todas las civilizaciones y se fusionan las lenguas y culturas.

[ii] El PIB mundial contabiliza la especulación financiera, casi un tercio de la misma. Si la descontamos sufrimos la ciudadanía y los pueblos una depresión económica mundial.
 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.