Menu

Rubalcaba sitúa a Amaiur en la casta de los intocables

17 desembre, 2012 - Estatal, Opinió

Antonio Aramayona – ATTAC CHEG Aragón
Estábamos de enhorabuena: todos los grupos de la oposición se mostraban dispuestos a recurrir juntos ante el Tribunal Constitucional el decreto del Gobierno Popular por el que no se actualizan las pensiones según el incremento del coste de la vida o el aumento de la inflación. Sin embargo, llevamos ya mucho tiempo viviendo una tragedia, en la que todo parece sometido y dominado inevitablemente por el destino y unos dioses que juegan con las vidas de los humanos. En otras palabras, la fiesta acabó en vodevil.
Nos habían advertido desde niños de que debíamos evitar las malas compañías, pero en aquella jornada inicialmente venturosa se encontraron por los pasillos del Congreso Alfredo Rubalcaba y Rosa Díez (cada día más parecida a aquella señorita Rottenmeier de los dibujos animados de antaño), PSOE y UPyD, el hambre y las ganas de comer. Y la liaron, pues se negaron a llevar a cabo el recurso al TC junto con Amaiur. De UPyD es lógico esperar eso y mucho más, y del PSOE, a estas alturas, es posible esperar cualquier cosa o nada en absoluto. A partir de ahí, el parto de los montes: el disenso y la irrisión ante la ciudadanía.
Amaiur, o Bildu, o como se quiera llamar a esa agrupación política, representan ni más o menos que la mente y la voluntad democráticas de una porción considerable del pueblo vasco, mal que les pese a las fuerzas vivas del PP, del UPyD y demás aledaños ultracentristas. En las elecciones generales del 2011, Bildu llegó a ser la segunda fuerza política más votada, y la primera en número de diputados (7 diputados y 3 senadores). Se presentaron democráticamente, fueron votados democráticamente por el pueblo y son representantes democráticos del pueblo vasco. Sin embargo, los de siempre, como fieles seguidores de Viriato y don Pelayo, no pararon de dar la murga de siempre, llamándoles terroristas, enemigos de la democracia y otras lindezas.
Constituido el nuevo arco parlamentario, en diciembre de 2011 Amaiur dio a conocer su voluntad, amparada en el reglamento y las costumbres de la Cámara, de formar grupo propio. Sorprendentemente, su petición fue denegada con el “no” aplastante de la mayoría absoluta del PP, más UPyD.
¿Y qué hizo el PSOE? Junto con CiU, el grupo supuestamente hipernacionacionalista catalán, el PSOE se abstuvo. Fue toda una fotografía en alta definición de la indefinición ontológica del socialismo español actual.
Llegaron después las elecciones vascas en 2012, donde Bildu consiguió el 25% de los votos (272.989 sobre un total de 1.131.485 votantes), lo que cristalizó en 21 diputados en el Parlamento vasco. Por si no queda plenamente patente, en Guipúzcoa fue el grupo político más votado (32,19%: 114.460 sobre 362.509 votantes).
En términos coloquiales, al PSOE se le ha ido la olla de manera alarmante desde hace ya demasiado tiempo. Su postura frente a Amaiur recuerda a la que en la sociedad india existe frente a “los intocables” y “los invisibles”: la socialista es tan irracional y tan antisocial como la de los indios. Rubalcaba y sus seguidores dan materialmente “pena, penita pena; es lo mismo que un nublado de tiniebla y pedernal, es un potro desbocado
que no sabe dónde va”
http://lautopiaesposible.blogspot.com.es
 

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.