Menu

Tijeretazo a golpe de represión

21 abril, 2012 - Estatal

Esther VivasEl País debate on line

Es razonable imputar a sindicatos y asociaciones por altercados de sus miembros?
[Pregunta formulada por El País] El Ministerio del Interior planea para frenar las protestas callejeras violentas, como las ocurridas recientemente en Valencia y Barcelona, una reforma del Código Penal para poder imputar penalmente a asociaciones, partidos y sindicatos que convoquen manifestaciones si alguno de sus afiliados participa en algaradas y causa daños con relevancia penal.
Hoy la implementación de políticas de recortes draconianas va acompañada de la puesta en marcha de medidas penales de la misma índole. Al “tijeretazo” de 10 mil millones en sanidad y educación, al aumento de las tasas universitarias en un 50%, al copago farmacéutico… se suma la voluntad de reformar el Código Penal para endurecer los delitos de orden público, elevar la pena mínima por altercados a dos años de cárcel para poder dictar prisión provisional, convocar según que actos en Internet podrá ser considerado delito de pertenencia a organización criminal y suma y sigue. Y es que después de los recortes, la represión.
La realidad nos muestra, con toda crudeza, que la crisis está haciendo a los pobres más pobres y a los ricos más ricos. La brecha entre unos y otros no hace sino aumentar, en lo que podríamos llamar una “tercermundialización” de la periferia europea.
Frente a la imposibilidad de aplacar el malestar y la indignación social achacando el aumento de la pobreza y los recortes a la necesidad de hacer frente al déficit público, a las presiones de los “los mercados” y Europa, a pagar la deuda, etc., el Gobierno opta por aplicar “mano dura” vulnerando derechos y libertades fundamentales. A golpe de “mando y ordeno” quieren acallar la indignación. Mala memoria tienen, ya que la vía   de la fuerza no hace sino aumentar dicho malestar. Tiempo al tiempo.
esthervivas.com/

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.