Menu

Una niña de 11 años, entre los seis jóvenes que se enfrentan a España y otros 31 países en un caso climático histórico

28 setembre, 2023 - Articles

Los demandantes ante el Tribunal de Estrasburgo afirman que los países europeos están vulnerando sus derechos humanos al no tomar medidas adecuadas contra el calentamiento global

Foto facilitada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) muestra a unos jóvenes antes de una vista sobre un caso de cambio climático en Estrasburgo, Francia, el 27 de septiembre de 2023. EFE / EPA / TRIBUNAL EUROPEO DE DERECHOS HUMANOS

Una niña portuguesa de 11 años se sentó el miércoles en la gran sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos para enfrentarse a 86 abogados de 32 países en la mayor acción legal del mundo contra el cambio climático. Mariana Agostinho estaba junto a su hermano, su hermana y sus primos, dos filas más atrás de los 17 jueces de derechos humanos.

A pocos metros, equipos de abogados de traje negro de toda Europa argumentaban por qué los países a los que representaban no debían hacer más para combatir el calentamiento global.

Agostinho se había puesto en pie cuando los jueces, encabezados por la presidenta del tribunal, Síofra O’Leary, entraron para tomar asiento. O’Leary se dirigió a la abarrotada sala: “El caso se refiere a los artículos 2, 3, 18 y 14 [del Convenio Europeo de Derechos Humanos] en lo que respecta al impacto del cambio climático… que provoca olas de calor e incendios forestales que afectan a la vida y la salud de los demandantes”.

Fuera del tribunal, en Estrasburgo, los seis jóvenes portugueses recibieron el apoyo de activistas de todo el mundo, que portaban pancartas en las que se leía: “Sois héroes, manteneos fuertes” y “Amor y coraje”.

Un grupo de mujeres de Suiza había viajado para apoyar a los jóvenes. Ellas también habían estado frente a los jueces de derechos humanos a principios de año exigiendo que su país tomara más medidas para hacer frente al calentamiento global.

Rosmarie Wydler-Wälti, de Basilea, sostenía un cuadro en la mano. Se lo había enviado Agostinho cuando se enteró de su caso. “Lo pintó para mí cuando tenía ocho años. Estamos aquí para apoyarlas. Somos mujeres mayores que también sufrimos el cambio climático y les mostramos nuestro apoyo”.

Agostinho y sus cinco compañeras denunciantes afirman que los países europeos están vulnerando sus derechos humanos al no tomar medidas adecuadas para hacer frente al calentamiento global.

Con edades comprendidas entre los 11 y los 24 años, se vieron impulsados a presentar la demanda tras los incendios forestales de la región portuguesa de Leira en 2017, en los que murieron 66 personas. Tras un verano con más incendios forestales en toda Europa, sostienen que las políticas de las 32 naciones son inadecuadas.

Sostienen que la inacción de los gobiernos vulnera sus derechos humanos: su derecho a la vida, su derecho a no sufrir tratos inhumanos o degradantes, su derecho a la intimidad y a la vida familiar y su derecho a no sufrir discriminación. Buscan que los jueces dicten una sentencia vinculante que obligue a los países a aumentar rápidamente sus reducciones de emisiones.

Alison Macdonald KC, abogada de los seis jóvenes demandantes, declaró: “Este caso trata de los jóvenes. Se trata de las personas que están pagando el precio de la incapacidad de los Estados para hacer frente a la emergencia climática. Se trata del daño que sufrirán a lo largo de su vida a menos que los Estados asuman sus responsabilidades”.

Las naciones habían acordado dar una respuesta conjunta. El Reino Unido fue el primero en intervenir para rechazar la demanda, y argumentó en nombre de todas las naciones que debía ser desestimada por el Tribunal de Derechos Humanos por estar fuera de su jurisdicción.

Sudhanshu Swaroop KC, en nombre del Reino Unido, declaró: “Los Estados comprenden perfectamente la gravedad de la lucha contra el cambio climático”.

Pero dijo que al llevar el caso ante el TEDH, los tribunales nacionales habían perdido la oportunidad de dar su opinión y los gobiernos nacionales de formar un consenso. “Los demandantes pretenden imponer obligaciones de gran alcance con profundas consecuencias sociales y económicas para los Estados demandados… no hay consenso entre los Estados y no lo han debatido en sus parlamentos nacionales”.

Argumentó que ya existían acuerdos internacionales en el marco del Acuerdo de París e imponer otro régimen paralelo a los países corría el riesgo de socavarlo.

Pero Macdonald dijo que las respuestas de los países eran similares a decir que el problema era demasiado grande, demasiado complicado, demasiado global y que el tribunal debía mirar hacia otro lado. “Los encuestados dicen que los derechos humanos han llegado al final del camino. Pero se equivocan”, afirmó.

Dijo que la respuesta multilateral a la crisis climática había afectado materialmente a los jóvenes y que tenían derecho a presentar su caso contra todas las naciones. Macdonald dijo que los jóvenes se enfrentan a un futuro de calor insoportable, a menos que las naciones tomen más medidas. Las políticas actuales significan que el mundo se enfrentará a un calentamiento de 3 ºC durante su vida.

Dunja Mijatović, Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, declaró ante el tribunal que intervenía en el caso por el efecto de la crisis climática en los jóvenes. “No hay duda de que el cambio climático es una amenaza planetaria para los derechos humanos y la existencia humana”, dijo. “El cambio climático tiene un impacto devastador en la vida humana para todos nosotros, pero en particular para los niños y los jóvenes. Confinará a muchos niños a una vida de penurias. Es crucial que los jóvenes afectados por el cambio climático sean escuchados y tengan acceso a la justicia… El tiempo es esencial; el cambio climático está superando la acción gubernamental”.

El caso legal es uno de los tres que han visto los jueces de derechos humanos este año. Wydler-Wälti y sus compañeros pensionistas alegaron en marzo que los esfuerzos “lamentablemente inadecuados” de su gobierno para luchar contra el calentamiento global violaban sus derechos humanos. Afirman que la inacción les pone en peligro de muerte durante las olas de calor.

En otro caso, un alcalde francés, Damien Carême, emprendió acciones contra la inacción de su gobierno en la lucha contra la degradación del clima.

Pero el caso portugués es el mayor de todos, ya que incluye a 32 países europeos y sostiene que todos ellos deben tomar medidas para hacer frente adecuadamente al calentamiento global.

Claudia Agostinho, de 24 años, hermana de Mariana, dijo antes del juicio que había sentido miedo durante los incendios de 2017 y que seguía sintiéndolo.

Mariana todavía se asusta cuando oye helicópteros que le recuerdan el terrible incendio. “Creo que es increíble que Mariana se involucre en este caso”, dijo Claudia. “Pero también es muy preocupante. ¿Por qué tiene que pensar en estas cosas? Debería estar jugando con sus amigos”.

O’Leary dijo en la vista que los jueces se pronunciarían sobre los tres casos climáticos al mismo tiempo. Se espera una decisión en varios meses.

Los países implicados son los 27 miembros de la UE (Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía y Suecia), además de Noruega, Rusia, Suiza y Turquía.

Fuente: https://www.eldiario.es/internacional/theguardian/nina-11-anos-seis-jovenes-enfrentan-espana-31-paises-caso-climatico-historico_1_10550286.html

ATTAC Mallorca no s'identifica necessàriament amb els continguts publicats, excepte quan estan signats per la pròpia organizació.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

one × 5 =